Se han ido las lluvias, pero han traído un frío otoñal que sienta como cuchillos en el cuello y la humedad de Sitges le da un +3. A diferencia de ayer, hoy he acertado con las elecciones, entre todas las pelis destaco dos en concreto.

Cop Car

images (1)El director John Watts (Clown , 2015) salía al escenario a presentar su nueva película, anunciaba que veríamos un thriller en el que aparecía a un Kevin Bacon (El hombre sin sombra, Footloose, Apolo 13) dentro del papel de un Sheriff poco ortodoxo en sus métodos, y que iría tras unos niños que le han robado el coche. Cómo unos críos te pueden robar el coche de policía, Kevin? Pues sí, ésta es la sinopsis completa de la película. La versión extendida (porque poco más se puede decir) sería algo así.

Dos críos que parece ser que se han escapado de su casa van vagando por vastos prados, sóltando tacos y guarradas y jugueteando con todo lo se encuentran hasta que topan con un coche de policía. Descubren que una de las puertas está sin asegurar y se introducen en él para simular que son policías -¡plof!-, caen las llaves del coche al bajar el parasol del asiento del conductor. Ponen en marcha el auto y se dan una vuelta (bastante larga), así, sin más. Hay un flashback, vemos a un policia (Kevin Bacon con bigote) aparcar su coche en un prado, saca un cuerpo del maletero, lo tira a un hoyo, le echa cal viva y regresa a su coche a por otro cuerpo que queda en el maletero. El policía ve que el coche no está donde lo había dejado, se acojona bastante y se las ingenia para tratar de localizarlo como sea, pero, lo más importante, es averiguar si alguien ha abierto el maletero. Volvemos a la historia de los chavales. En una de las paradas que hacen para juguetear, con las armas y el chaleco antibalas que se encontraron en el coche, escuchan unos gritos y golpes que provinenen del maletero. Los niños lo abren -¡tachán!-. El sheriff ya tiene localicados a los críos tras una conversación por radio con ellos, se pone en marcha en busca de su coche para zanjar, de una vez por todas, el asunto que tiene pendiente. Qué le pasará a los críos? Qué hará el policía? Castigara a los críos? Se los cargará? O los dejará ir perdonando ésta chiquillada fuera de órbita?

[youtube id=”p0abWuHBJRg” width=”600″ height=”350″]

Como thriller atrapa bastante, pero es importante que no desvies tu atención, porque la trama no va con el maletero y el sheriff, sólo es un nexo para unir los dos elementos importantes de la historia: los mocosos y el sheriff. Ahí está el foco de la película.

copcar2

Las interpretaciones? Bueno, Kevin Bacon lo hace bien, aunque el 50% se lo lleva su bigote, que es, quien da el pego como sheriff. Yo por lo menos no lo acabé de tener claro el personaje, aunque había momentos que se ponía rudo y salía el sheriff que lleva dentro el actor de Filadelfia. Los dos niños? Geniales, super bien dirigidos, el trabajo de John Watts con los críos es magnífico, para mi son los auténticos protagonistas del filme, aportando las dosis necesarias de comedia al asunto.

nextfest

Cop car es un thriller rapidito, entretenido y que deja las dosis de acción para el desenlaze. No esperes la rehostia, aunque te cree espectativas el personaje del sheriff, porque apunta a maneras, pero algo de acción habrá. Si te dejas llevar por la historia (y las travesuras de los chavales) se hace una película redonda de principio a fín.

The Final Girls

imagesUn jovencísimo y desconocido Todd Strauss-Schulson salía a presentar su último trabajo. Con maneras muy cercanas, joviales y chocando los cinco con quienes le recibían. Es el segundo film que presena para la gran pantalla, aunque el chico arrastra un largo currículum de episodios de series para la televisión, telefilmes y cortometrajes. Explica, que su película, es una película sobre películas y está hecha por un amante de las películas y es para los amantes de las películas (vaya lío!). En ella encontraremos muchos sentimientos y sensacinoes y un homenaje muy fuerte a los slasher de bajo presupuesto de la decada de los 80. No sé qué pasó, pero The Final Girls empezó tocando la fibra de los espectadores (y la mía), muy fuerte, una conexión inmediata con la cinta. Lo que encontramos en The Final Girls, al contrario de los slasher habituales, es ternura y una empatía muy fuerte hacia todos los personajes de la película. Cumple con todos los clichés de todo filme de adolescentes (el cachas, la guarrilla tonta, la inocente, el negro secundiario y la tía dura) que mueren a manos de un asesino loquísimo.

[youtube id=”zreNh78kTjg” width=”600″ height=”350″]

La historia empieza con un falso trailer de una cinta barata y sangrienta de los ochenta, al terminal el trailer nos enseñan a una joven madre acompañada de su hija dentro de un coche. La madre estaba enseñándole a su hija dicho trailer, porque ella (la madre) era una de las actrices que aparecían en la película. El típico papel de niña buena que pierde la virginidad con el prota en la película, y obviamente, si tienes exo en un slasher palmas a manos del psicópata. La madre, Amanda (Malin Akerman), es considerada una “vieja” gloria de las películas de terror underground, pero en la actualidad está probando suerte en cástings para ganarse la vida y (quizás) poder convertirse en una estrella de cine reconocida. Madre e hija arrancan el coche y ponen rumbo al restaurante favorito de mamá para cenar. En estos pocos minutos que llevamos de película podemos ver que, la madre y su hija, tienen un vínculo muy fuerte y se quieren mutuamente, aunque a la niña le da vergüenza admitirlo. Por un descuido acaban teniendo un accidente de coche, en el que lamentable muere la madre y sobrevive la hija.

the-final-girls-02

Nos situan tres años después del accidente y vemos a Max (Taissa Farmiga), la hija (protagonista de la historia), que se prepara para salir de casa, porque ha quedado con sus amigos en un dinner para repasar matería de asignaturas del instituto. Su grupo de estudio/amigos está formado por su mejor amiga Gertie (Alia Shawkat) y un atractivo chico, Chris (Alexander Ludwig), que le hace algo de gracia a nuestra prota. Interrumpe la clase de repaso Duncan (Thomas Middleditch), el hermano mayor de Gertie, algo nerd y muy fan de las películas de terror. Éste le pide a Max que venga de invitada especial a un pase doble de cine que ha organizado él, en homenaje a la película que protagonizó su madre y la secuela de ésta. Un poco a regañadientes y gracias a un pequeño chantaje, nuestra protagonista acepta asistir al pase.

finalgirls

Llegan todos a la sala de cine y al grupo de amigos se les une una vieja amiga de nuestra protagonista. Se trata de Vicki (Nina Dobrev), una pija algo repelente que se las da de lista y trata de ganarse la atención del guapete de Chris. Se sientan en las butacas, se apagan las luces y empieza la peli. Max, es sumida por la nostalgia y el añoro absoluto hacia su madre cuando la ve en pantalla. Pero algo sale mal durante la proyección, un charco de whisky y una desafortunada ceniza de un cigarro prenden fuego a la sala de cine y se desata el caos para escapar. Las puertas están bloqueadas y la única salida se encuentra a tras la pantalla de cine, tendrán que rajarla y salir a través de ésta. Éstas secuencias de éste parrafo son geniales, porque lo que va sucediendo en la película se refleja / repite en la sala de cine, el cigarro, el alcohol, rajar la pantalla de cine, acciones paralelas, una en la gran pantalla y otra en la realidad.

Al atravesar la pantalla de cine Max y sus amigos se encuentran dentro del universo de la película, del cual no pueden escapar. Duncan, que es un frikazo, llega a la conclusión de que sólo podrán librarse y volver a su hogar si completan la película, la cual, él se sabe al dedillo. Max, Cris, la pija Vicki, Gertie y su hermano Ducan, se unirán a los proganistas del slasher para escapar de la película y regresar a la realidad. Pero a Max, tras reencontrarse con su madre (viva, en el papel de la joven e inocente Nancy) dentro de la película, se le pasa una idea por la cabeza: rescatarla viva de las garras del villano de la historia, un psicópata maníaco enmascarado y enorme, parodia-homenaje a Jason de Viernes 13.

FinalGirlsMalinAkerman

Una especie de El último gran héroe de John McTiernan, pero dentro de un slasher y con protagonistas femeninas. The Final Girls es una delicia visual con una fotografía muy colorida que transmite ése punto onírico que sería vivir dentro de una película. Una banda sonora que ayuda a transmitir con más intensidad (aún) los sentimientos que desprenden los actores, muy lograda, hecha con instrumentos convencionales: guitarra, bajo, sintetizador y algún bombo, que recuerdan a Explosions in the sky. También tenemos canciones de la decada (hitazos) acompañándonos a lo largo del metraje, siendo el tema en ocasiones clave, la canción Bette David Eyes de Kim Carnes. Actuaciones muy istriónicas y con diálogos malos por parte de los protagonistas de la cinta ochentera, que harán soltar carcajadas a los espectadores, se mezclarán con las actuaciones “realistas”, como contrapeso, de los auténticos protagonistas de la historia. Cargada de originalidad y frescura desde el principio. Enseguida te atrapará y conmoverá la relación materno-filial de Max y Amanda dentro del universo slashero. 

El buen sabor de boca y el buenrollo que te deja The Final Girls después de verla no tiene palabras. Muchas gracias Todd Strauss-Schulson, de verdad, espero que ganes el premio del público porque te lo has ganado.