Tercer día, el buen tiempo nos sigue acompañando, raro a estas alturas del Otoño y en ésta zona. Parece ser que ninguna película de la programación de hoy te deja indiferente, todas tienen un impacto sobre el espectador. Así que voy, una vez más, a señalar lo más destacado que he podido ver éste día.

Baskin

Baskin es la adaptación a largometraje de un corto del mismo director con el mismo nombre que también fué proyectado en Sitges. El joven director Turco, Can Evrenol, quería volver al festival otro año más y no se conformava con otro cortometraje, su sueño era regresar con un largo bajo el brazo.

baskin-2

Al igual que el maravilloso corto que se exhibió hace un par de años en las mismas salas, Baskin, trata de la irrupción de un grupo de policías en una casa abandondada que se encuentran de morros con una misa negra y no les dejarán escapar de ésta con vida. Sangre, vejaciones de todo tipo, desde fornicar con una mujer vestida de cabra a quitarte los instentinos mientras estás vivo, son algunas de las atrocidades a las que serán sometidos los protagonistas uno a uno. A diferencia del corto, en ésta nueva versión extendida (por llamarlo así), podremos conocer al villano que se encuentra detrás de dicha misa negra.

[youtube id=”5BN8MaQ38U4″ width=”600″ height=”350″]

Baskin cuenta con una fotografía muy oscura, pero da mucha importancia a la luz de los colores que diferencian el bien del mal resaltándolos sobre la penumbra o impregnando a los personajes con ésta, con unos tonos rojos neón para la misa negra y azulados neones para la policía, jugando con ellos en cada momento, mezclándolos incluso para un mayor espectáculo visual, en algunos momentos pueden recordar a Drive o Only God Forgives, ambas del director Danés, Nicolas Winding Refn. La banda sonora también nos puede recordar a Drive, la mayor parte se trata de techno/electro wave ochentero con sintetizadores a todo trapo, y es que puede ser que se trate de un Can Evrenol que ha sido influenciado por dicho director, quizás en sus estancias durante el festival de Sitges. Por otro lado hay algunos temas musicales, claramente “tipical” Turkish que molan bastante y le ponen el sello identificativo a la película; “eh, somos Turcos y hacemos terror”. El reparto de actores es el mismo, igual de acertado que en el cortometraje, añadiendo sólamente a éste la figura del villano, magistral éste villano por cierto.

baskin-movie-image-1200x675

Pasarlo mal es lo que te espera si te decantas por ver Baskin, pero en cambio, para los amantes de los Cenobitas esta cinta será canela fina acompañada de una misa negra muy sangrienta, algo menos elegante que Hellraiser, pero que recordará mucho al rollo satánico que tiene Horizonte Final. Y se tendría que tener muy en cuenta el contexto en el que está hecha la película; está hecha en Turquía, con cuatro duros y se trata del primer largo del autor, y una película de éste calibre creo que aquí, en España, no se haría. En este sentido Turquía nos ha marcado un gol.

The Visit

Qué pasaría si los marcianos aterrizaran en nuestro planeta? Cómo está preparada la ONU ante este acontecimiento? Hay algún protocolo científico ante la exposición de posibles agentes biológicos, dañinos para nuestro ecosistema o el sistema inmunitario? La prensa internacional qué nos diría y qué nos ocultaría? Y lo más importante de todo, cómo reaccionaría el ejercito? Estas preguntas y muchas más serán esclarecidas en éste documental que plantea la recreación protocolaria de una visita de seres extraterrestres en nuestro planeta en la actualidad. 
web-photo8-620x348

Preguntas lanzadas por científicos a nuestros visitantes, sin ninguna respuesta, sólamente conjeturas de los motivos por los que nos podrían visitar o estar interesados en nosotros. Un documental que cuenta con la voz en off, ni más nimenos que Sr. Rubio en Reservoir Dogs: Michael Madseny, acompañando a las narraciones del actor hay demasiadas secuencias a cámara lenta que se hacen algo pesadas. Aunque cargado de buenas dosis de filosofía cuestionando la condición humana. Algo curioso del documental es que plantea la posibilidad de que los alienígenas se vayan sin darnos ninguna respuesta de su existencia, porque A) Nothing to do here, o B) Les hemos dado miedo. En tal caso la humanidad entraría en depresión colectiva porque somos deleznables como civilización. Mientras se plantean enigmas sobre la visita, hay un metamensaje de autocrítica a la humanidad.

Todas las entrevistas son reales, realizadas a cargos de organizaciones gubernamentales, como la NASA, la ONU, el SETI, abogados especialistas en “el tema”, etc.

the-visit_image-2-1243x699

Para los fans del SETI, o quienes se toman muy en serio el tema, puede llegar a ponerse muy interesante el documental, pero si esperas ése punto Cuarto Milenio sobre un documental de seres visitantes en nuestro planeta olvídate, porque es 100% burocrático, diplomático, protocolario y “científico” estricto. Pero aclarará el hecho de si existe un protocolo (leitmotiv del documental) ante el acontecimiento de una visita extraterrestre y qué preguntas haríamos a los visitantes y qué haríamos por tratar de conocerlos y que nos conozcan.

Deathgasm

Llega la madrugada y estamos cansados de tanta peli lenta, queremos algo gamberro y friki. Chicha, higadillos y heavy metal. Es la hora de ver Deathgasm.

[youtube id=”Cg-c7UpJZLQ” width=”600″ height=”350″]

Deathgasm es el producto de un joven Neo Zelandés que ha trabajado en la división de efectos especiales de varios taquillazos como El Hobbit o Los Vengadores. Un chaval amante del Death Metal que aspiraba a relizar un largometraje, y con Deathgasm, Jason Lei Howden ha cumplido su sueño.

deathgasm-posterAunque la película tiene una retirada muy fuerte (demasiadas coincidencias) a la cinta Catalana que se exhibió el año pasado en Brigadoon: Megamuerte, del zagal J. Oskura Najera. Quizás sería demasiado pretencioso decir que se trata de un plagio, aunque lo piense bastante, porque dentro de mi hay una sospecha de que la idea de Deathgasm ha sido “inspiarada” por el corto Metal Creepers, también de J. Oskura y exhibido en Sitges en 2011, y que finalmente dió a luz al largo Megamuerte. Pero ante ésta idea recelosa se me plantea otra, la más honesta, que seguramente se trate de dos chavales (uno en Nueva Zelanda, el otro en Barcelona), con ganas de relizar un largo y que influenciados por el cine de los 80 y el metal, llegaron a la misma idea y la hicieron realidad. Por cierto, tenéis que ver Megamuerte ¡como sea! (aquí trailer :P). Pero bueno, voy a centrarme en la cinta Neozelandesa.

deathgasm-1441809469833_1280wLa historia empieza contándonos la vida del prota, un chico, metalhead a más no poder, que es obligado a dejar su hogar maternal y vivir con sus tíos (ultra religiosos), además, su llegada al nuevo instituto no es muy placentera, porque el cabronazo de su primo le hace bulling en cada momento. El protagonista, Brodie, finalmente se acaba juntando con los inadaptados del instituto, dos nerds amantes de los juegos de rol y Zakk, otro metalhead que lo conoce en una tienda de discos entre un pique de vinilos de bandas de metal extremo. Juntos, forman una banda de metal (hay un momento parodia a los videoclips de black metal, buenísimo) y que, por “casualidades” de la vida, les llega a ellos unas partituras ancestrales que si son tocadas proporcionan el poder de invocar una fuerza demoníaca que te proporciona “la fuente de poder”. Lo pongo entre comillas, porque la fuente de poder es: fusionarte en cuerpo y alma con el rey de los diablos y desatar el infierno en el mundo. Se me olvidó comentar que también como protagonista tenemos a la típica pija de instituto, de la cual se enamora el prota y la instruye en las artes del metal mientras se la quiere agenciar el broncas de su primo, buscando así el romance imposible. Ésta relación aporta a la película las dosis de romance que necesita toda comedia para ser redonda. Finalmente los chavales acaban tocando la partitura y desatan el infierno en su localidad. Detrás de ellos tenemos una “organización” que quiere hacerse con las partituras para obtener “la fuente de poder”. Juntos y sólo juntos, nuestros protagonistas tendrán que resolver el pifostio que han provocado y enfrentarse a la organización secreta que quiere robarles las partituras.

deathgasm

Muchísima sangre, bromas internas de la escena metal, mucho higadillo, poco presupuesto y bastante caña musical es lo que es Deathgasm. Nada más. Cumple con las espectativas con total honestidad, no trata de ser nada más que lo que es: una cinta de bajo presupuesto, con gore, para los amantes del género de terror y el heavy metal. Muy disfrutable.