Otro año más asistimos al mejor festival de cine fantástico del mundo. La 49 edición del Festival Internacional de Cine Fantastico de Catalunya, Sitges 2016. Nada más recoger la acreditación de prensa entro al retiro para ver una película coreana de zombis a la cual le tenía el ojo echado.

Train to Busan

Dirigida por el  joven Sang-ho Yeon, tras su existosa Seoul Station decide no abandonar el género zombi survival y abandona el cine de animación para presentarnos Train to Busan. La premisa de la película es sencilla, hay que llegar del punto A al punto B con vida. Nos explican el viaje de un padre y su hija en tren hacia la ciudad de Busan para ver a su ex-mujer en el día del cumpleaños de la chiquilla, que como regalo, quiere ver a su madre. Bien, las cosas se complican porque cuando suben al tren, de estrangis sube a bordo una infectada y se tuerce bastante el viaje como podéis imaginar. Train to busan toca todos los temas del instinto de supervivencia del ser humano en ocasiones extremas. A rasgos generales veremos los clichés de siempre, pero muy bien llevados, como por ejemplo la gente que trata de salvar a los demás, los que se sacrifican por el grupo, los que sacrifican al grupo por su propio bien (los más cabrones). La cinta logra que te preocupes por la supervivencia de los “buenos” y llegues a odiar mucho a los “malos”. La acción es un va i viene de agonía tras otra, desgracia tras desgracia nos logran colar algunos momentos de humor negro, acción y drama, mucho drama. Mantiene al espectador enganchado al filme sin problemas, Sang-ho Yeon sabe bien como manejar la batuta y el tempo para hacer de Train to Busan una pieza nada lenta o aburrida, algo que suele pasar con algunas películas asiáticas del género.

moviesla_traintobusan1

Los zombis/infectados que hallaremos en la cinta recuerdan bastante a los de la versión cinematográfica de Guerra Mundial Z, hordas y hordas de humanos con los ojos blancos que buscan con ansias carne humana sana para morder.

Los actores ejecutan bastante bien los roles. Tenemos al protagonista, el típico empresario que vive para trabajar y se desentiende de la familia y torpa bastante con las relaciones con su hija. La niña lo único que busca es cariño y solo lo halla en su madre, pero estrechará lazos con el padre en mitad de la tragedia, algo obvio. Se suman al desastre unos jóvenes de un equipo de baseball y a una animadora enamorada de uno de los miembros de éste. Entre tanto follón toparemos con un fortachón (¡personajazo!) que protege a su esposa embarazada de las dentadas de los ex-humanos. Entre el resto de pasajeros que se encuentran en la cruzada de la supervivencia despuntará un señor mayor bastante cabrón que le da igual poner en peligro a los demás si él va a salir vivo de ésta historia.

train-to-busan-still-bad-guy

El score de la cinta acompaña el drama y la acción correctamente sin despuntar, algo mediocre pero tampoco importante para películas de éste tipo. Un guión sencillo, una historia que engancha y que se centra en sus personajes sin marear al espectador. El gore es justo el necesario sin caer en lo grotesco. Recomendaría Train to Busan? Por supuesto, además tenéis la oportunidad de verla en pantalla grande (y vaya pantalla…) durante el festival de terror Phantasma en el Phenomena.

El resto de películas que vi nada destacable dentro del género fantástico. Vale sí, la Japan Madness del Retiro, pero no queréis leer acerca de una escuela dónde hay un “bicho” loco que enseña a asesinar a una clase y que en realidad se trata de un drama tontísimo y ñoñísimo, la única que se salvó fue Karate Kill, ostias y ostias pero de una èpica bastante aburrida e innecesaria para las altas horas de la mañana que eran. Debo de hacer mención especial a Colossal del famoso guionista y director cántabro Nacho Vigalongo. Que me sorprendió gratamente y espero que pueda volver a verla en las pantallas de Barcelona con mis amigxs.

Hasta aquí el primer día, y tomen nota: Train to Busan, mola.