Séptimo día, ni restro de lluvias, sigue el frío y estamos cayendo todos como moscas bajo las garras del catarro. Aun así las ganas de ver películas no se van. Las mejores de éste día han sido las siguientes.

The Dead Room

Quiero hacer una reseña en plan exprés sobre ésta película. Se trata de The Dead Room, una cinta de Nueva Zelanda, basada en uno de los casos de actividad paranormal más famosos sucedidos en el país polinesio.

[youtube id=»RJNTlh_B2Xg» width=»600″ height=»350″]

The-Dead-Room-Movie-Poster-Jason-StutterDos científicos y una joven médium son enviados a investigar una granja cuyos propietarios afirman que está embrujada. El escepticismo de los hombres de ciencia no tarda en resquebrajarse, pues encuentran un ente temible dispuesto a proteger los secretos de la casa.

Película de terror de sucesos paramormales, a lo Insidious. Además, no se hace nada lenta porque la película empieza a piñón. Y es guay, porque te acostumbra a la atmósfera de sustos, sin tonterías que crean climax para que te relajes y así te la meten doblada con el sustazo fácil. Además, tampoco hay chorradas de esceptisismos, porque en cuanto en empieza a manifestarse el ente, los científicos se lo creen y colaboran con la medium en todo lo posible, porque saben que su integridad física y mental depende de ello. Bastante recomendable si te van el rollo fantasmas con mala ostia + investigadores de lo paranormal. Respecto a lo audiovisual, la ausencia de banda sonora da bastante igual en ésta cinta y tampoco se le puede pedir mucho a una fotografía rodada en interiores a oscuras y con luz artificial en espacios cerrados. Apenas hay CGI y lo hace aun más creíble. Algo que se agredece en una peli de este tipo son las interpretaciones sin sobreactuar descaradamente y ésta lo respeta.

tdrheader

El filme se estrenará el día los muertos (31 de Octubre) en Nueva Zelanda. A ver si llega a estrenarse aquí, porque es bastante palomitera, si no, pues a mirarla por otro lado oye. Tampoco esperéis que sea la rehostia, es un blockbuster más sobre terror eh? Pero muy acertado.

Parece que la cosa va de rooms. Ahora si que sí, a por la violencia.

Green Room

green-room-poster3Jeremy Saulnier, ya dejó el listón alto de su carrera como director en 2013 con Blue Ruin, y se puede decir que con Green Room se ha superado. Ha quitado drama, le ha añadido más violencia a éste nuevo thriller. La ocasión lo exigía, y es que si vas a hacer una película donde los malos son skins nazis muy cabronazos, y los buenos son miembros de una banda punk rock, no puedes andarte con florituras.

La historia nos sitúa durante la gira de una banda undergroud de punk rock/punk hardcore a lo Dead Kennedys. Como pueden (sin un duro, como suele ser habitual) llegan a una pequeña localidad a dar un concierto, el cual sale fatal y no cobran nada de lo acordado con el tour manager. Con lo ganado no tienen ni para gasolina ni comida. A todo esto, el tour manager, es un punky moderno convencional, joven, típico coleccionista de vinilos carísimos de ediciones limitadísimas. Tras una pequeña pelea con la banda éste les consigue meter en un concierto que organiza su primo en otra localidad (a unas cuantas horas en furgoneta), dónde cobrarán bien y recuperarán lo perdido en el fracaso de concierto organizado por él. La banda acepta, pero son advertidos que el rollo que lleva su primo es (literal): botas y tirantes, ya tu sabes. Para el grupo de punk-rockers no supone problema, necesitan el dinero, y ponen rumbo de inmediato al pueblo remoto dónde les han indicado que tiene lugar el concierto.

[youtube id=»oibkSr_p6sc» width=»600″ height=»350″]

Llegan al lugar, una mezcla entre nave industrial y granja situado en el medio de la nada, pero con bastante público. Básicamente skins. Les recibe el primo del punky moderno y los guía hasta el camerino para que se preparen. Dentro del camerino (una habitación verde, la que da nombre a la película) se dan cuenta que no estan en «territorio amigo», todo está decorado con banderas sureñas, pegatinas neo-nazis, propaganda racista y grupos de música del eje fascista. Están en un concierto para skins nazis. Pero están aquí por algo, tendrán que salir a tocar, hacerlo rápido y largarse con la pasta para cubrir gastos perdidos.

gr1Salen a tocar, y al cantante le parece una genial idea abrir el bolo con una versión de Nazis Punks Fuck Off de los Dead Kennedys. La tocan, y no es que se ganen la simpatía del público, pues son recibidos con lanzamientos de botellas y algún que otro saludito con la zarpita derecha. Siguen con todo el repertorio y acaban el bolo. Vuelven al camerino y se encuentran con la banda que tienen que salir a tocar después de ellos, dentro de la habitación, en el suelo, yace una skineta muerta con un puñal clavado en la cabeza. Los punk-rockeros se asustan y llaman de inmediato a la policía, pero son interrumpidos por más skins y los encierran a todos juntos en el camerino. La policía está en camino, hay que borrar pistas y disimular, hará falta eliminar testigos incluso, y para solucionar éste incidente llaman al responsable del local, alguien importante e influyente dentro del movimiento fascista nazi. Éste es, nada más ni nada menos que, Patrick Stewart (Star Trek, X-Men) en el papel más hijo de puta que hayas podido verle. Los chavales se percatan del peligro que corren -a la mierda el dinero- y tendrán que escapar como sea de la dichosa habitación verde y de la contención de los gorilas nazi skin que les custodian. Encontrarán, en el «bando enemigo», una forzada alianza (por los hechos que acontecen) dentro de la habitación, con una joven skineta amiga de la asesinada, que se sumará al plan.

05_SPECIAL_GREEN-ROOM-1

Los personajes están muy logrados, son muy representativos de cada escena. Por un lado los buenos (punk rockers) tienen la estética, la actitud y el discurso de dicho movimiento, y están en un papel de víctima que carga con todo el peso dramático de la historia. Y por otro, tenemos unos skins que dan bastante miedo, bien organizados y sin escrúpulos, que harán todo lo que sea por el «movimiento». Al mando de todo, un Patrick Stewart formidable, irreconocible, que da bastante miedo, acompañado de unos verdugos bajo su mando que los odiarás y temerás al mismo tiempo.

jeremy-saulniers-green-room-is-the-punk-rock-action-flick-you-always-wanted-body-image-1433944398

Una banda sonora que favorece al ambiente de tensión, acompañada en mayor parte por canciones de punk (temazos), oi! y metal supuestamente fascista, una fotografía muy fría, para interiores y exteriores, y unas dosis muy fuertes de violencia con gore explícito, harán de Green Room un combinado estremecedor y asfixiante que te mantendrá en tensión constante. Ten por asegurado, que sufrirás por los protagonistas de la historia. Creo que tiene números para llevarse algún premio del palmarés de ésta 48º edición del festival de Sitges.