Hace unos meses navegando por Instagram como solemos hacer para descubrir nuevos talentos nos encontramos con una chica que se había venido a Barcelona para estudiar ilustración. Nos encantó su estilo, los colores que utilizaba, etc… Así que decidimos que debía estar en nuestra web. Contactamos con ella y le hicimos algunas preguntas. La verdad es que si eres de esas personas que les gusta el manga y lo kawaii, no te la puedes perder.

Allá vamos!

 

Para los que no te conozcan, ¡preséntate en breves palabras!
Pues… ¡Hola! Antes que nada, mil gracias por la entrevista, ¡me hace mucha ilusión! Mi nombre artístico es Noririn, aunque muchos me conocen por Noriko Hayashi ya que uso este seudónimo desde hace muchos años.

 

¿Cuándo empieza tu curiosidad por la ilustración?
Creo que las inquietudes artísticas vienen casi siempre desde pequeños, y en mi caso fue desde que fui capaz de sostener un lápiz a los dos años, claro que no empecé a tomármelo medio en serio hasta los 15 años que fue cuando descubrí el manga.

¿Qué hace que te decantes por la ilustración de estilo japonés o manga?
No fue algo que decidiera, sino que era lo único que me llamaba la atención, a pesar de que siempre me ha gustado el arte en general. Supongo que ver animes, leer manga y que mis amistades estuviesen en el mundillo y también dibujasen me hizo querer entrar en ese universo, y sobre todo esforzarme por emular a mis ídolos de antaño como Masashi Kishimoto o Redjuice.

¿Hace cuánto qué te dedicas a la ilustración de manera más sería o profesional?
Realmente tomándomelo en serio llevo desde los 18 o por ahí, o sea hace unos 5 años, en los que ya empecé a tomar encargos serios por parte de empresas como Voctro Labs.

¿Te dedicas exclusivamente a la ilustración?
En principio sí, aunque el cómic también me llama mucho la atención y no descarto presentarme a concursos en un futuro o empezar un webcomic. También me gusta el diseño gráfico, tener una firma de ropa y merchandising me haría muy feliz.

¿Qué tal tu paso por la escuela Joso?
¡Genial! Mudarme a Barcelona y conocer a tantos profesionales en un ambiente tan cordial me llenó mucho el año pasado, y estoy feliz de volver a repetir a partir de este octubre en el curso de concept art. Siento que me está ayudando mucho a ser más constante en mi trabajo y a marcarme metas, ya que veo cómo los demás alcanzan las suyas y yo quiero hacer lo mismo, me inspiran mucho. Además, veo cómo mi estilo se define en cierto modo y eso me tranquiliza.

¿Tienes algún proyecto en mente que puedas desvelarnos?
¡Pues sí! Y aunque no es ningún secreto, este año me gustaría poner en marcha un Kickstarter para sacar el artbook de MAIKA, la Vocaloid de la que soy orgullosamente mamá (sólo de su diseño, claro está). La he dibujado mucho desde que tuve la fortuna de crearla, y siento que todos esos dibujos merecen un espacio en los que ser recogidos, han costado sudor y lágrimas.

¿Tienes alguna ilustración favorita o alguna a la que le tengas mucho cariño?
Creo que todos mis dibujos y personajes son de alguna forma mis hijos, me cuesta gestarlos y parirlos, se llevan literalmente mi vida y aun así me aporta mucho verlos terminados. No puedo decidirme porque cada uno tiene un motivo especial por el que los hice, pero creo que uno de los más especiales para mí es el de Chloe Price de Life Is Strange que hice hace casi un par de años, que se llama Trapped By Destiny. Recuerdo que me llevó muchísimas horas, pero ese juego ha significado tanto para mí que lo hice súper a gusto, y creo que eso se nota cuando miras un trabajo.

¿Qué tal fue la experiencia de tener stand en la Japan expo?
Maravillosa, aunque muy cansada. Montar un stand siempre es algo que requiere meses de preparación entre banners, llaveros, hacer chapas, terminar ilustraciones, recortar pegatinas, comprar expositores… Y desde luego los días de salón son una absoluta locura. Pero sinceramente, no los cambio por nada. Poder interactuar con tanta gente me da la vida, y todo el apoyo y cariño que recibo me hace querer mejorar como artista y querer ofrecer cada vez más. En París todo fue perfecto, la gente era muy amable y el salón era enorme y fascinante, lleno de artistas a los que admiro y buenos amigos. Me encantaría poder repetir el año que viene.

¿Tienes pensando montar exposiciones o estar presente en futuras ferias?
¡Por supuesto! De hecho, ahora a finales de septiembre voy a la Japan Weekend de Madrid, y también me gustaría estar presente en la de febrero, en la Japan Weekend de Barcelona, algunas horas en el stand de la Escola Joso en los salones del Manga y el del Cómic de Barcelona, la próxima Japan Expo de París y si puedo muchos más. Me encantaría ir a más salones en el extranjero como Dokomi, y también conocer todos los de España.

 

¿Cómo definirías tu estilo sin utilizar la palabra Kawaii?
Es algo que cuesta definir uno mismo, y más que decir cómo es ahora, sé cómo quiero que sea: pasteloso, pictórico, dulce y salvaje a la vez.

Preguntas rápidas!
¿Escuchas música mientras dibujas?
Siempre, si no me aburro un montón.
¿Qué estilo?
Pues la verdad es que escucho de todo un poco, pero casi siempre acabo tirando por música indie relajadita o pop internacional. También tengo mis momentos de Kpop o Jpop, así como BSOs de animes.
¿Color favorito?
Rosa pastel y blanco, pero también eléctrico y todos los colores pastel.
¿Ilustradores de referencia o inspiración?
Pues tengo millones, pero actualmente los que más me influencian son Loish, Picolo, Hamlet Machine, MLDoxy, Mioree, Guweiz, Ilya Kuvshinov y Sakimichan entre otros.
¿Mar o montaña?
Creo que mar, me encanta el agua.
¿Día o noche?
Noche, para trabajar o para salir.
¿Manga o Anime?
Manga, porque por lo general siempre la cagan con los animes.

 

Para más información sobre Noriko puedes seguirlas en sus redes sociales: Facebook / Instagram / Twitter / DeviantArt